Consejos para subir tu autoestima

Disfrutar de la propia armonía es observarme desde mi propia desnudez, sin rincones desconocidos.

 

Sólo reconociéndome y respetándome descubriré la belleza que  hay en todo mi Ser y la Paz que puedo transmitir y sentir.

 

Siendo consciente de como la crítica, la queja son hábitos que me afecta negativamente, observo la forma de relacionarme con mi propio mundo interno y también con las personas. Desde esa observación sé si es desde la construcción o desde la destrucción.

El valor que se siente de uno mismo es una señal muy clara de nuestra autoestima.

 

Ni más ni menos que los/as demás, eso es lo que nos aporta un verdadero equilibrio.

 

El cambio que se genera desde nuestro interior, es un cambio que perdura y madura para instalarse en nuestra vida.

 

Elegir el color con el que colorear una situación compleja no es taparla, esconderla, negarla, es darnos la oportunidad de ver más allá, es poder mirar y descubrir los diferentes matices que a veces están ocultos tras nuestras emociones.

La perseverancia, la confianza, el coraje,  el estar presente en cada acción que hacemos con una plena consciencia, es lo que nos abre las puertas para conseguir lo que nuestro corazón y nuestra alma quieren.

 

El sentimiento de fracaso muchas veces nos lleva a sentir vergüenza de nosotros/as mismos/as. Levantar la mirada y volver a retomar la ilusión y el coraje es reconocer nuestra valía.

 

La importancia de escuchar y conocer los mensajes que nos indica nuestro corazón, es la apertura para poder relacionarnos inteligentemente desde nuestra autoestima y nuestra sabiduría innata.

 

Descubrir lo que verdaderamente te hace especial, eso es lo que te diferencia y te hace ser un Ser único/a.

 

El tener libertad de expresarme en todo mi esplendor, sin miedo a no ser admitida/o, a sentir el rechazo de las demás personas es lo más mágico y maravillo que la vida me regala.

 

 

Cuántas veces nos hemos comparado, renegado de lo que somos, querer ser como los/as demás. Lo auténtico está en cada uno/a de nosotros/as, eso es lo que hay que descubrir y amar de verdad.

 

Puedo soñar en grande,  y no olvido que la realización de los sueños es cuando despierto y me poco a caminar, confiando en todo lo que hay en mi interior y en mi esencia espiritual.

 

Cuando me acerco a mis raíces descubro qué heridas del pasado van curando y sanando, dándome la libertad de ser lo que quiero ser ¡Yo misma/o! Gracias a ir conociéndome cada día más y descubriendo que lo que pasó convino para mi propia evolución, con mucho amor y autorespeto continúo apostando por ser ¡yo misma/o! en cada instante.

 

El esfuerzo por no sentir cosas que sentimos bloquea nuestra autenticidad, por miedo a no ser aceptados/as. Si nos enfadamos y lo reprimimos para recibir la aceptación dejamos una impronta en nuestro cuerpo y en nuestro Ser que no nos beneficia. Siente tu bondad, tu valor incluso en esos momentos y transforma lo que está aconteciendo.

 

Ser cada día algo mejor que ayer es tener consciencia de algún logro conseguido, aunque el logro me parezca insignificante y pequeño.

 

Lo verdaderamente importante es lo que YO PIENSO DE MÍ. Según sea ese pensamiento entenderé qué creencias son las que predominan en mi interior, limitadoras o por lo contrario potenciadoras. Ahí está mucha de la base de mi autoestima.

 

Cuidar lo que digo es algo que me hace escuchar a mi mente siendo plenamente consciente. Respetar lo que escucho es dar confianza de verdad. Meditar lo que callo es ser consciente de la necesidad del silencio.

La necesidad imperiosa del reconocimiento por parte de los demás, de tener razón…nos posiciona en ser mendigos de todo ello.

 

Sentir y saber nuestro valor desde la esencia, entender que cada cual tiene su propia razón y verdad, el comprender que cada uno tenemos un papel… aporta libertad y felicidad.

Sin comentarios

Desbes estarlogueado para escribir un comentario.

WhatsApp chat