Agradecimientos

A mis padres,

Amador y Mª Luisa. por todo lo que aportan en mi vida, es tanto!! y su capacidad de adaptación a pesar de su edad y su historia. Gracias.

A Juan Carlos,

mi marido, por acompañarme en esta aventura, y por todo lo que me enseña desde el respeto, la paciencia, la generosidad.

A Mercedes,

mi suegra, aunque ya no está entre nosotros me dejo un gran legado, su generosidad, su gran corazón.

A Santos,

mi amigo, por confiar tanto en mí, dándome la fuerza suficiente para acompañarle cuando me necesitó.

A mis sobrinas/os,

por ser parte de mí, Laura, María del Mar, Daniel y sobre todo al pequeño Héctor por esos abrazos y esos “te quiero tía”

A mis maestros/as,

Daniel Vallejo, Eva Rodríguez, Gema Rodríguez, Fco. Javier, Alexa Segura, Ana María González, Lola Salamanca, Sophie Da Costa, Mario Silva, Javier Akerman (Sangye Dorje), Amparo Abal (Ani Tempa), por enseñarme con pasión todo lo que en sus corazones un día floreció, y lo comparten con tanto Amor.

A Brahma Kumaris,

por darme tanto conocimiento espiritual y ofrecerme colaboración con ellos. Gracias Enrique Simó y Patricia Mayer por contar conmigo.

Don Antonio Varela,

el párroco de mi barrio, por darme la oportunidad de colaborar con él en su misión, acompañar a los ancianos de Carabanchel y enseñarme que Jesús es puro Amor

A los chicos de la cárcel de Estremera,

gracias por enseñarme que dentro de cada uno de vosotros hay una buena persona, gracias por quererme.

A mis amigos/as,

que respetan mis decisiones dándome apoyo incondicional.

A todas las personas que confían en mí

para transitar su autoconocimiento, me enseñan tanto de mí misma. Alumnos/as, pacientes.

A María Valleros Morales,

la persona que está haciendo que esto sea posible. Gracias María por tanto.

A todas esas personas

que me enseñan con sus miradas, sus abrazos, sus historias, sus sonrisas. Doy gracias a Dios, a la vida y a mi misma.

Y cómo no, gracias a ti,

que estás leyendo estos agradecimientos que salen de mi corazón. Gracias, gracias, gracias.