Facilitadora transpersonal

Si sientes que te cuesta tomar decisiones e incluso tomándolas sientes que no son satisfactorias. Si los miedos e inseguridades están demasiado presentes en tu día a día. Si a la hora de relacionarte te cuesta poner límites, respetarte, generando conflictos internos en tu interior. Con la terapia Transpersonal abordaremos todos estos temas y muchos más, pudiendo descubrir soluciones para ello. Abordaremos estas situaciones conflictivas gracias a descubrir nuestro nivel de  autoestima.

 

El saber qué valor nos atribuimos personalmente es una de las bases para nuestro autodescubrimiento. El perdón también forma parte de ese trabajo individual, el perdón en primera persona, tan necesario en muchos momentos, también el perdón a los demás, ayudándonos a ser libres. El sentimiento de culpabilidad a veces está demasiado latente dentro de la persona creando grandes barreras, impidiéndonos avanzar positivamente, descubriremos que la responsabilidad nos abrirá caminos nuevos para transitar de una manera consciente y mucho más ligera. La influencia de nuestra emocionalidad a la hora de enfermar, la enfermedad desde la consciencia nos permite ser partícipes de nuestra sanación en primera persona, los pensamientos, emociones, hábitos… tienen una influencia muy directa con nuestro cuerpo y por ello con la enfermedad que podemos desarrollar.

 

También tener en cuenta nuestros ciclos vitales, a veces no son cerrados, historias del pasado son arrastradas casi sin ser conscientes. La influencia negativa que tienen sobre nuestro presente obstaculizan las posibilidades de relacionarnos en armonía, equilibrio, atrayendo a nuestra vida situaciones dolorosas y limitantes.

 

El niño interior, la niña interior, el dar luz y acompañamiento a ese momento de nuestras vidas en algunas personas ya lejano, aunque muy presente implícitamente, siendo un momento crucial para nuestra vida adulta. Momentos vividos muchos de ellos en soledad, con falta de entendimiento, creando para sobrevivir diferentes mecanismos de defensa.

 

El camino transpersonal es una puerta a nuestro interior, una herramienta de acompañamiento y transformación. El permitirnos conectar con nuestras emociones, aceptarlas, transformarlas desde una mirada llena de compasión, amor, superación se convierte en un proceso donde la persona es consciente de lo que acontece en su vida, estando plenamente presente, permitiéndose ir descubriendo sus sombras y sus luces desde un profundo respeto a su propia historia personal, llegando a una comprensión liberadora, pudiendo así hacerse cargo desde la responsabilidad y no desde la culpa. Lo transpersonal abarca el campo transcendental del individuo, su lado espiritual, sin olvidar sus pensamientos, emociones, su cuerpo, trabaja en conjunto “holísticamente” encontrando relaciones directas entre todo a la hora de abordar los conflictos que se hayan podido generar en la persona.

WhatsApp chat