Flores de Bach

Las Flores actúan directamente en el nivel mental-espiritual, produciendo en la persona una apertura consciente de sus estados. Ejercen una influencia muy positiva en casos de miedos, fobias, inseguridades, depresiones, adicciones, ira, celos, dificultades a la hora de aprender, de dormir, niños con hiperactividad…en definitiva para un gran abanico de sintomatologías, ya sean a nivel emocional, físico, mental o espiritual.

 

Las Flores de Bach se utilizan terapéuticamente vía oral. El Dr Edward Bach, tenía un gran interés por las personas, por el sufrimiento que experimentaban  ante la enfermedad, siguió el lema del Dr Samuel Hahnemann “tratar al hombre ¡y no a la enfermedad!. Sus investigaciones tenían una muy clara idea, influir en los estados anímicos de la persona para  descubrir conscientemente la desarmonía que se había instaurado en su vida, pasando a la responsabilidad consciente de  dicho estado, una auténtica revolución, y gracias a las Flores aparece esa consciencia.

 

Recordemos que el Dr Bach hace hincapié en la integridad holística de las personas. Terapia que trabaja a nivel energético y vibracional, siendo más conscientes de nuestras emociones, dándonos la oportunidad de descubrir poco a poco una manera de relacionarnos mucho más saludable, aumentando el bienestar a nivel holístico.

 

Para Bach, hay diferentes estados emocionales, capacidades para poder desarrollarnos perfectamente con nuestro entorno. Estas son algunas de las que hace verdadero énfasis, valentía, confianza, autovaloración, autoestima, fe, esperanza, comprensión, capacidad de perdonar, humildad, serenidad, alegría, todas relacionadas con las 38 flores que descubrió. Dichas capacidades por motivos de nuestra interrelación, creencias, experiencias, se convierten en estados anímicos contrarios a ellas, vivenciando miedos, desconfianzas, ira, complejos de inferioridad, incredulidad, orgullo. Dichos estados se convierten en  grandes focos de insatisfacción, causando un gran malestar en nuestra vida, pudiendo llegar a enfermar físicamente por ello, ya que nuestras emociones influyen sobre nuestro cuerpo físico.

 

Las Flores actúan directamente en el nivel mental-espiritual, produciendo en la persona una apertura consciente de sus estados. Las Flores de Bach ejercen una influencia muy positiva en casos de miedos, fobias, inseguridades, depresiones, adicciones, ira, celos, dificultades a la hora de aprender, de dormir, niños con hiperactividad…en definitiva para un gran abanico de sintomatologías, ya sean a nivel emocional, físico, mental o espiritual.

WhatsApp chat