Masaje metamórfico

Este masaje moviliza la propia energía vital de la persona. Las dificultades físicas, emocionales y mentales se van solucionando desde ese movimiento de liberación. Se consigue despertar la capacidad de auto curación que poseemos innata cada uno de  nosotros. Esta técnica facilita  que se liberen nudos de estrés que se han podido ocasionar en la etapa de gestación, como posteriormente, derivando problemas como (miedo, ansiedad, sentimiento de culpa…) que finalmente puede acabar siendo causa de enfermedades físicas.

 

Es muy recomendable en mujeres que quieran tener hijos o en el embarazo, es un masaje muy sutil, acercando a la madre al reconocimiento y conexión con el nuevo hijo/a.

 

 

Para personas que quieren hallar patrones que están impidiendo su  desarrollo y evolución personal en equilibrio, armonía. Puede ayudar a romper nudos provocados por estrés, ansiedad.
Muy recomendable en personas adultas y en niños.

 

Para niños con hiperactividad, insomnio, autismo…puede mejorar su calidad de vida enormemente. Al trabajar con ellos desde su apertura natural, son auténticas esponjas, están libres de juicios y prejuicios teniendo unos resultados muy buenos. Es muy aconsejable incluso que a parte de un terapeuta profesional para el seguimiento, los padres sean los que aporten este masaje, ya que es muy sencillo, y que mejor que una madre o un padre acariciando a su hija/o.

 

Esta técnica habla de la propia transformación que podemos obtener del movimiento energético de nuestro interior, como el gusano transmuta  convirtiéndose en una bella mariposa, con esta terapia manual lo que se mueve y libera es esa misma energía potenciadora y transformadora  que cada persona trae impresa en su propia esencia. La similitud con la “Metamorfosis” es desde lo más burdo siendo este el  gusano, en nosotros lo que rechazamos, lo que no nos gusta…, todo ello se pueda convertir en lo que sí somos verdaderamente, seres llenos de belleza, dándonos la posibilidad de volar y volar alto.