Testimonios

  1. Gracias Piedad por compartir todo, tu sabiduría tu entusiasmo, tu alegría, tu seguridad tus conocimientos, tu profesionalidad.

    Eres un alma de luz muy especial, me encanta todo el amor que pones en cada trabajo que haces con tanta dulzura y a su vez con esa alegría que siempre irradias. Es cierto que no llevo  mucho tiempo contigo, también apareciste en mi vida en momentos muy complicados para mí, pero aunque así me has abierto un camino de luz que no sabía que existía.

    Gracias a ti he descubierto o mejor dicho me estoy descubriendo a mí misma y están cambiando muchas cosas en mi vida desde que te conocí. Me siento mejor persona y veo la vida desde la perspectiva del amor y el perdón, has sido como un Ángel al que yo buscaba. Seguiré aprendiendo a tu lado lo mucho que me queda… eres una gran persona dulce y alegre

    Eres amor, apoyo, ayuda, comprensión y quien te conoce no te deja ya escapar, eres parte de mi camino y seguiré tus enseñanzas y tus pasos para continuar conociéndome mejor y seguir siendo mejor persona. Gracias, gracias, gracias.

    Te quiero piedad. ¡Bueno y esas clases de Yoga Tibetano,las haces tan especiales!, aparte de lo que siento en esas clases, también lo que nos reímos.

    Gracias de nuevo por haberte encontrado. Chus Pesquera 


  2. Realmente eres una persona bella de esas que «llenan el  alma». Gracias por estar en mi vida, gracias por cada reflexión, gracias por ese pedacito de alma, que nos ofreces cada noche, gracias por inspirar, gracias por compartir, gracias por SER. Un beso enorme. María del Mar Orta 


  3. Quería darte las gracias Piedad por ayudarme a sacar la grandeza que hay en Mí. Ya que tanto en las terapias y flores de Bach con las que has trabajado/aplicado, como en  los retiros a los que he asistido, me redescubría cada vez más. También porque gracias a ti he sanado momentos dolorosos de mi vida que ya creía sanados. Por todo ello y por el cariño que pones en tu trabajo, GRACIAS.  Lola Machado 


  4. Quiero expresar mi experiencia en el taller de autoconocimiento impartido por Piedad (en Pontevedra). Me gustó mucho, me sentí en paz, sentí mucho cariño, respeto, magia. Para mí fue una experiencia muy bonita, la cual me ayudó a aprender a quitarme pensamientos negativos hacia mí misma y hacía los demás, creyendo que ellos  me hacen daño, ya sea en el trabajo o en la vida cotidiana, descubriendo que no es así,  el daño me lo hago yo misma. Aprendí a estar más en paz conmigo. Fui con ilusión y un poco de miedo, sin saber cómo sería exactamente la experiencia, superó todas mis expectativas. Muchísimas gracias a todas las personas que asistieron compartiendo un poquito de ellas y sobre todo a Piedad, es magia, y como no a Alberto (profesor Yoga Tibetano) por abrir su centro (su casa). Espero poder coincidir en muchos talleres más. Rosi Fernandez. 


  5. Piedad es una mujer con una gran capacidad de amar, es sabia, generosa y comprometida. En cada una de sus clases encuentras un gran aprendizaje. Es muy cercana y amorosa. Te cuesta diferenciar si es tu maestra o tu amiga y eso es lo que la hace especial. Sus masajes son sanadores.  María Valleros  


  6.  «Piedad empatiza, comprende y se pone en tu lugar. No impone sus soluciones sino que te ayuda a que tú las encuentres. Tiene fuerza, empuje y una enorme voluntad de ayudar.Consigue sacarte de una situación en la que piensas que no tienes salida.En resumen, es una excelente terapeuta«. Carmen Cantador


  7. «Piedad hace que veas la vida con otra mirada, desde el amor hacia ti y a los demás. Te enseña a saber cuidarte y a darte luz a ti mismo y a los que te rodean. Todo un encuentro en esta gran aventura de la vida. GRACIAS por acompañarme«. Verónica García. 


  8. «Piedad, qué decir, para mi significa consuelo, emoción,  energía,  bienestar, la persona que ha guiado mi camino en un momento en el que no encontraba mi lugar, donde me sentía perdida y sin rumbo. Como una perfecta piloto,me ha acompañado, me ha llevado por mi lado más oscuro,  tenebroso y desconocido pero donde he encontrado mucha luz y un mundo interior donde buscar las  soluciones para resolver todos los conflictos perturbadores. Un mundo,  el cual,  era desconocido para mí o lo tenía olvidado y ha logrado que me reconcilie y fortalezca  los vínculos con la persona que soy en esencia y que algún día fui y que por circunstancias me olvidé de ella. Muchas gracias Piedad por estar en mi vida, te quiero». Pili Pedroño.


  9. «Sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ti Piedad, no sólo por tu gran profesionalidad sino también por tu gran corazón. Me ayudaste mucho a tomar conciencia de muchas situaciones, emociones y reacciones que me sucedían y que he podido ir gestionando. Gracias por darme a conocer las flores de Bach que tanto bien me han hecho. Por todo esto y mucho más gracias, gracias y gracias». Raquel Rodríguez.


  10. «Piedad es la mano a la que necesitaba agarrarme en un momento duro de mi vida: su comprensión, experiencia, visión, empatía y dulzura hacen de su terapia algo especial». Silvana.


  11. «En mi caso la terapia con Piedad era lo que necesitaba: una persona calmada y con una energía positiva increíble que me ha llevado a encontrar esas respuestas que estaban dentro de mí pero que no conseguía ver. ¡Estoy agradecida por tenerte y por lo que me transmites cada día!» Patricia Ocaña.


  12. «Buscaba poner un poco de paz en mi mente. Buscaba acercarme a la meditación. Modificar algunos rasgos que no me gustaban de mi fuerte personalidad y dicen los expertos que cuando el alumno está preparado aparece el maestro y fue entonces cuando conocí a Piedad. Todo lo que hoy practico diariamente lo he aprendido con ella en sus clases. Ahora puedo meditar durante 30 minutos sin esfuerzo. Ahora soy más consciente de las cosas que digo y qué hago. Me encanta seguir tus clases y seguir aprendiendo a ser un poco mejor cada día. Gracias». Pepa Martín.


  13. «Piedad, es una gran profesional como facilitadora de cursos. Cuando entras a sus clases vienes descompuesta, rota en mil pedazos y no sabes cómo arreglarlo.  Cuando sales, tu cara tiene otra luz, sabes el camino que tienes que emprender y te posee una paz integral. Gracias Piedad por estar en mi vida». Agustina Gisber.


  14. «Gran facilitadora y persona. Muy profesional en su trabajo y con un don especial para acompañar y sanar a sus pacientes. Después de una sesión con ella te sientes renovado. Gracias Piedad!!» Arantxa Checa.


  15. «¿Qué voy a decir de Piedad? Pues todo lo MEJOR, no tengo palabras para expresar lo eternamente agradecida que estuve/ estoy y estaré ya que ella me enseñó gracias a sus clases, a darme cuenta de lo importante de la vida pero por encima de todo a creer en mí misma, a valorarme y a respetarme!! MUCHAS GRACIAS!   TE QUIERO». Georgina Glumis.


  16. «Piedad llegó a mi vida por un cúmulo de casualidades, es así, las cosas siempre pasan por algo. En un momento muy de bajón puso luz, fue mi guía y mi maestra, con un montón de herramientas que te da y un abanico de posibilidades me enseñó a descubrir quién soy con mis luces y sombras y a través de «un viaje a mi interior» por fin descubrí que la felicidad siempre está dentro de uno mismo. ¡Gracias!» Belén Velasco.


  17. «Piedad Cámara aparte de ser una persona muy especial, que apareció en mi vida en momentos que no estaban siendo fáciles ni para mí ni para mi familia, es UNA PROFESIONAL. Además de sus conocimientos y habilidades adquiridas durante su larga andanza profesional y numerosos seminarios y cursos, por encima de todo ama su trabajo y eso se nota. No tiene prejuicios, te escucha, se gana la confianza del paciente y se hace querer, es muy especial. Yo diría que no conozco a nadie igual. También trató a mi pequeño Martín y aunque era muy pequeño la lleva en sus pensamientos siempre. Le hizo masaje metamórfico y la primera vez, sin conocerla de nada, se quedó con ella sin ningún problema. Yo creo que transmite mucho y muy bueno. A mí me hizo Reiki y a mí, que siempre he sido un poco reacia con este tipo de técnicas, me ayudó mucho en un momento difícil. Realmente conseguía dejarme sensación de  paz y sentir como las malas energías salían de mi cuerpo. Todos los días me sigue enviando vía whatsapp mensajes con reflexiones para pensar y ciertos como la vida misma. Es una persona muy feliz y muy fiel a sí misma. Y todo eso de verdad se nota, es muy importante estar bien contigo para poder dar felicidad a los demás a través de las terapias. Muchas gracias Piedad». Sonia Sánchez.


  18. «Conocí a Piedad en el 2011, ella me ayudó a sobrellevar una época muy difícil de mi vida.Cuando, años después, volví a encontrarme en una situación desesperada, el primer nombre que vino a mi mente para pedir ayuda fue el suyo. ¡Qué gran acierto! Piedad te comprende sin juzgarte, te escucha y aconseja. Con su tremenda bondad y empatía sabe llevarte a que  encuentres las respuestas y soluciones que necesitas gracias a la terapia, siempre desde el amor y el perdón hacia ti mismo y hacia los demás». María Gallo.


  19.  «Piedad es una persona que inspira confianza. Es optimista y luchadora, pero lo más característico de ella es que contagia alegría». Soledad Asensio.


  20.  «Creo que todo pasa por un motivo, que las personas que entran en tu vida son para enseñarte y Piedad llegó a mí cuando buscaba cómo encontrarme. Me ha ayudado y me sigue ayudando mucho. Me queda mucho camino por recorrer, pero  estoy muy contenta con lo que voy aprendiendo con la terapia. Es una terapeuta increíble y una persona aún mejor. Tiene mucha paciencia, sabe escuchar y sobre todo hace que te escuches a ti misma, lo que hace a veces que no te guste lo que ves, pero es importante para sanarte. Gracias Piedad por haberte cruzado en mi camino». Elena Pérez. ♥


  21. «Piedad es amor, felicidad, simpatía, generosidad, luz… Y mucho, mucho más. Es mi maestra, mi guía espiritual, y de esas almas con las que es un placer coincidir en la vida». Cristina Revenga. 


  22.  «Llevo casi dos años con ella… mi profesora es dinámica…divertida. Transmite con sus palabras…nos enseña a mejorar  como personas… y lo más difícil  amarse a uno mismo… con una meditación dirigida por ella nos motiva a trabajar  nuestra mente…» Joaquín Alonso. 


  23. «Encontrar a Piedad fue un punto de inflexión en mi vida, le miré a los ojos y lo sentí enseguida, sería importante en mi recuperación. Piedad predica con un amor que verdaderamente siente, transmite una confianza y una calidez extraordinarias sin dejar de lado su profesionalidad en la terapia, es una gran guía. Según ella, todos tenemos una caja de resonancia en nuestro interior, pues bien, en la suya suena una bonita melodía». Patricia Caszam. 


  24.  «Piedad llegó a mi vida en un momento en el que me encontraba débil tanto física como anímicamente. Con su terapia y enfoque sobre cómo manejar las cosas mi ansiedad disminuyó al mismo tiempo que aumentaba mi amor propio. A nivel personal una excelente persona y con un fantástico e inteligente sentido del humor. Sólo tengo palabras de agradecimiento». Cristina González. 


  25. «¡Millones de Gracias…Piedad! Por tu presencia , tu cariño, tu alegría, por tu gran profesionalidad, que junto con tus masajes, tu Reiki y tu gran apoyo terapéutico, me han ayudado muchísimo en dos procesos de salud. Uno fue cuando me diagnosticaron el cáncer de mamá y decidí tratarme con terapias naturales y el otro, cuando he tenido  palpitaciones que finalmente eran estrés.

    Me has ayudado a creer en mi y a quererme. Junto con el masaje y el Reiki salía de la sesión con mucha confianza en mi misma, con serenidad y muy alegre.

    Seguro que has ayudado y seguirás ayudando a muchísimas personas». Carmen Blanco. 


  26. De la primera sesión con Piedad, qué recuerdo? Recuerdo esa sensación de estar en paz por primera vez, desde hacía mucho tiempo con todo. Lo único que sé, es que cuando entro en su consulta llevo un gato adherido  en mi pecho que me angustia (cada vez menos, eso sí) y cuando salgo ese gato ronronea. Me siento feliz y en paz. Yolanda Rodriguez


  27. Querida Piedad, entraste en mi vida en el momento precioso, me diste unas pautas a seguir que ayudaron ene ese momento y me siguen ayudando, no sólo a mí, también a mi familia. Me enseñaste un camino espiritual desde la terapia, que yo miraba desde la distancia y con mucho recelo, y del que ahora no solo no quiero salir si no todo lo contrario, tengo la sensación de haber cogido un «ascensor» y cada día subo una planta más, y todo esto es GRACIAS a ti Piedad Cámara. Gracias por iluminar mi camino.  África Sancho 


  28. De Piedad diría que me ha cambiado la vida. Estaba en un momento personal bastante complicado, y poco a poco ha conseguido que me vaya regenerando tanto física como emocionalmente, que es lo más importante. Para mí es impagable lo que me está aportando.  Siento que con su acompañamiento»me está limpiando el alma de tanta basura acumulada a lo largo de mi existencia». Es lo más.  Ana María del Valle